Grande estuvo el Ballet Nacional de España (BNE) en el histórico Teatro Villamarta de Jerez de la Frontera inaugurando el XXIII Festival de Jerez. Y grande fue el público de Jerez, exigente pero siempre agradecido, que ovacionó de pie y quiso transmitir su admiración y satisfacción a los artistas por su extraordinaria actuación.

Coreografías que abarcan tradición y vanguardia llevaron a la audiencia en un viaje de emoción, luces, sentimiento y mucha energía. Los artistas, pusieron pasión y vida a clásicos de Sarasate, Albéniz, Ravel y a las magníficas creaciones del compositor y músico argentino Fernando Egozcue.

Ballet Nacional de España - Eritaña. Fuente: deflamenco.com

El Ballet Nacional de España (BNE) es la referencia a nivel mundial de la danza española, mostrando todos los estilos de baile de nuestro país en los más destacados teatros del mundo a través de muy distintos espectáculos que abarcan tradición y vanguardia, la escuela bolera, la danza clásica española, el folclore y el flamenco.

El BNE es una extraordinaria embajadora de nuestra cultura en el mundo desde que se fundara en 1978 bajo la dirección de Antonio Gades. Desde 2011 Antonio Najarro, formado por los más prestigiosos maestros de danza en todos los estilos y galardonado, entre otros, con el Premio Leyenda de la Danza 2018, Dancing Star Events; Premio  Fuera de Serie 2017 en categoría de danza, dirige el BNE.

Antonio Najarro. Fuente elcultural.com

Bajo su experta tutela, jóvenes coreógrafos invitados con muy diferentes personalidades y estéticas dancísticas han tenido la ocasión de mostrar su talento con el objetivo principal de divulgar y preservar nuestra danza. Asimismo recupera y da protagonismo a piezas del repertorio de la Danza Española como Medea, Grito, Ritmos, Bolero (J. Granero), Paso a Cuatro, Farruca, Viva Navarra y Jota de la Dolores.

Un verdadero privilegio contar con esta prestigiosa compañía para dar el pistoletazo de salida a un evento, XXIII Festival de Jerez, que atrae cada año miles de visitantes de todo el mundo, enamorados del flamenco y de la cultura española, cuyo centro de gravedad estos días reside en Jerez de la Frontera.