El artículo 1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas dispone lo siguiente:

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos. Están dotados de razón y conciencia y deben actuar unos hacia otros en espíritu de fraternidad “.

El respeto de los derechos humanos universales es el núcleo de una sociedad sana que contribuye positivamente a la paz y la estabilidad en la comunidad internacional. Los países y las personas están cada vez más entrelazados e interdependientes. Lo que afecta a un país, nos afecta a todos.

El más básico de nuestros valores es la creencia de que los habitantes del continente más grande del mundo deben tener derecho a la libertad de expresión, la libertad de conciencia y la libertad frente al miedo. Sin estos derechos, ninguna sociedad puede prosperar a largo plazo. Sin promover la compasión y el respeto por la dignidad humana en Asia, la paz en la comunidad internacional nunca podrá ser asegurada.

En la promoción de la causa de los derechos humanos, la Asociación Puro Arte Humano trabaja para promover el trato justo y equitativo de todas las personas.

Mientras se promueve la comprensión intercultural, la apertura y el diálogo, es fundamental brindar apoyo a las víctimas de malos tratos en primera línea de conflicto. Trabajando con las víctimas y las principales ONGs, podemos ayudar a asegurar que los esfuerzos por lograr la igualdad de derechos de todas las personas en Asia y en todo el mundo sigan siendo pacíficos y constructivos.