Madrid 18 febrero – La asociación Puro Arte Humano (PAH) solicitó oficialmente el 15 de febrero al ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell que declare persona “non grata” al embajador de la República Popular China en España tras la revelación de las presiones que presuntamente ejerció sobre la dirección del Teatro Real de Madrid para lograr la cancelación de las representaciones de la compañía de danza norteamericana Shen Yun.

El pasado 7 de enero la asociación Puro Arte Humano (PAH) recibió una comunicación oficial por parte del Teatro Real anunciando que las actuaciones previstas de la compañía Shen Yun Performing Arts —de la que son promotores en España desde 2014— para el 31 de enero y el 2 de febrero debían ser súbitamente canceladas por razones “ineludibles de carácter artístico”, a pesar de estar en plena promoción, a solo tres semanas del estreno y con más de 800 entradas vendidas.

Sin embargo, el pasado 28 de enero una investigación de la Organización Mundial para la Investigación de la Persecución a Falun Gong (WOIPFG por sus siglas en inglés) con sede en Estados Unidos reveló una grabación de una conversación telefónica en la que el embajador de la República Popular China en España, Lyu Fan, relata cómo presionó al teatro hasta lograr la cancelación de las actuaciones de Shen Yun en base a una falsa y fabricada “razón técnica”.

“La actuación del Embajador Chino es absolutamente inadmisible en un país libre y democrático como España y al que usted, Sr. Borrell, tan dignamente representa”, asegura la representación legal de Puro Arte Humano en su carta a Exteriores.

“… incluso podríamos estar hablando de posibles delitos tipificados en el Código Penal Español, por presuntos hechos induciendo e incitando a posible prevaricación y malversación de fondos públicos”, se añade en el escrito remitido al ministerio de Asuntos Exteriores.

Según se indica en el escrito presentado al ministerio, el embajador chino, Lyu Fan ha “despreciado las libertades en nuestro país” y por esta razón es “indigno” para ejercer la función diplomática en España.

Adicionalmente, estas acciones estarían vulnerando el artículo 41.1 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 18 de abril de 1961 que expresamente indica:

“Sin perjuicio de sus privilegios e inmunidades, todas las personas que gocen de esos privilegios e inmunidades deberán respetar las leyes y reglamentos del Estado receptor. También están obligados a no inmiscuirse en los asuntos internos de ese Estado”.

Asimismo, y como promotores de la compañía de danza Shen Yun Performing Arts en España, PAH solicitó del gobierno español la restitución del derecho vulnerado de la compañía norteamericana de danza “con el fin de que pueda actuar libremente durante los próximos años y llevar la esencia y la belleza de la cultura tradicional china de 5000 años de historia”.

Shen Yun ha actuado con entradas agotadas en el Lincoln Center de Nueva York cada temporada desde 2011 además de recorrer, solo en 2019, 150 ciudades en 30 países. De manera similar, se ha presentado en el Kennedy Center de Washington D.C., el Gran Teatro del Liceo de Barcelona y la Deutsche Oper de Berlín, entre otros de los principales escenarios del mundo.

Sin embargo y a pesar de este éxito, Shen Yun no se puede ver hoy en día en China.

Desde su inicio, Shen Yun Performing Arts se ha encontrado con los intentos de boicot permanente de los cuerpos diplomáticos del régimen chino en cada ciudad en la que actúa por todo el mundo. (Véase registro de las interferencias en la web ¿Quién tiene miedo de Shen Yun?)

Amenazas, presiones o chantajes son solo algunas de las tácticas utilizadas por el régimen chino para tratar de impedir las representaciones de Shen Yun.

En 2014, y según recogió el medio El Mundo, representantes del consulado chino en Barcelona se personaron en el Teatro Nacional de Catalunya exigiendo la cancelación de las representaciones de Shen Yun.

En aquella ocasión, tanto la dirección del TNC como los responsables políticos de la Generalitat no cedieron a la presión y el espectáculo finalmente no solo se representó, sino que tuvo que colgar el cartel de entradas agotadas.

Cientos de teatros en todo el mundo se han mantenido firmes ante estas presiones, postura que lejos de perjudicar sus negocios con China, ha reforzado su prestigio y reputación.

Paralelamente a esta solicitud al gobierno español, PAH ha enviado cientos de cartas a los miembros del patronato del Teatro Real: instituciones públicas, empresarios, medios de comunicación y personalidades relevantes del mundo de la cultura advirtiendo del peligro que supone permitir la censura cultural y artística de un estado totalitario en nuestras instituciones culturales.

“El régimen del Partido Comunista Chino es el único del mundo que mata a su pueblo y vende sus órganos. No es un aliado comercial y político normal, que traerá a sus socios fortuna y gloria, sino una fuerza destructiva que traerá vergüenza y comportamientos desviados”, asegura la carta en relación con la terrible práctica de sustracción forzada de órganos de presos de conciencia que se lleva cabo a diario en hospitales estatales y militares en China.

“Desde los Estados Unidos, Canadá, Australia y Europa, cada vez más países se han dado cuenta de que el PCCh es la mayor amenaza para el mundo libre y han estado tomando medidas, como la Resolución del 12 de diciembre de 2013 del Parlamento Europeo condenando las extirpaciones de órganos de presos de conciencia en China”, continúa la carta.

Así, PAH oficialmente ha solicitado del gobierno español, “Que por los hechos expuestos se lleve a cabo la declaración de “persona non grata” en España del Embajador Chino Lyu Fan para que sea expulsado de España o retirado por China o, en su caso, cesado en sus funciones diplomáticas, y en su defecto que le sea retirado el “exequatur” por el Estado español y por tanto deje de ser considerado miembro consular o diplomático en España”.